Sucesos

Cambio de sexo como estrategia para evitar la cárcel tras maltratar a su exmujer en Asturias: “Una situación caótica”

31views

Un ciudadano asturiano cambió su sexo registral en enero del año pasado, de acuerdo con lo establecido en el artículo 43.1 de la ley 4/2023, conocida como la ley Trans, para evitar la cárcel después de ser condenado por un delito de violencia de género. A pesar de esto, ingresó en la cárcel el 22 de abril y se llama María José, manteniendo su apariencia exterior y sus genitales masculinos. No se encuentra en un módulo femenino, sino en la enfermería de la prisión.

Esto se ha convertido en una tendencia en la cárcel de Asturias, donde hubo seis reclusos que solicitaron cambiar su sexo registral para inscribirse como mujeres, incluso sin cambiar su nombre masculino, y pidieron ser trasladados al módulo femenino número 10, sin éxito.

En el caso de José María/María José, además de amenazar con un cuchillo a su esposa y ser condenado por ello, también tiene un juicio pendiente por no pagar la pensión alimenticia a sus hijos, incluida una niña con osteogénesis imperfecta. Para la abogada de la exesposa, el cambio de sexo ha sido utilizado como una estrategia para obtener beneficios. A pesar de sus antecedentes por maltrato a parejas anteriores, se ha vuelto a casar.

Después del cambio de sexo, se ha generado un conflicto legal sobre la patria potestad de los hijos, considerado un caso de violencia de género. El padre podrá seguir viendo a sus hijos cuando obtenga el tercer grado. La situación es caótica según la abogada.

El artículo 43.1 de la ley Trans permitió a José María cambiar su sexo registral sin necesidad de modificar su apariencia o función corporal. A pesar de esto, no ha evitado las consecuencias de sus acciones pasadas como hombre. Aunque no se han impuesto restricciones para que reclusos cambien de sexo, se impide el acceso a módulos femeninos una vez realizado el cambio registral. Según la instrucción de Instituciones Penitenciarias, las mujeres trans pueden ingresar a módulos femeninos, incluso si no han cambiado de nombre oficialmente o realizado una operación de cambio de sexo, tras un proceso de evaluación médica y psicosocial.

Leave a Response