Sucesos

¿Cómo lograba ‘Trascendencia Total’ obtener financiamiento de sus seguidores para el Hospital de Casas Cueva destinado a personas desfavorecidas?

34views

Durante años, los seguidores de ‘Trascendencia Total’ le entregaron dinero puntualmente para proyectos que él prometió y que, según han denunciado dos exadeptos ante la jueza, nunca llevó a cabo.

El más ambicioso de todos pasaba por construir un hospital para tratar a enfermos sin recursos económicos que debieran someterse a costosos tratamientos. Para ello, de acuerdo con la querella presentada por los dos exseguidores, el líder de la Fundación Mahasandhi, José Manuel Cánovas, creó lo que llamó “Instituto Devacharya” para que los asistentes conocieran su “sistema de medicina” y en el futuro pudieran “recetar y vender” sus elixires. Además de “formar a los participantes como terapeutas que pudieran formar parte de la plantilla del futuro hospital”.

La casa del lama tenía “gimnasio, jacuzzi, sauna, y un laboratorio en el que hacía pruebas de lo que él llamaba elixires, sustancias homeopáticas y otras que este se cuidaba de no de decir la composición”, según los denunciantes.

“Dinero negro”

“Yo estuve impartiendo clases de Ayurveda en Madrid y Murcia desde enero de 2013 y julio de 2017, bajo el prisma de lo que José Manuel y su pareja llamaron Instituto Devacharya. El precio (que pagaban los adeptos) era una donación”, afirma en su querella una de las exadeptas de ‘Trascendencia Total’. “Paralelamente, se impartió clase de homeopatía y posteriormente de acupuntura a cargo de un homeópata israelí, bajo precio, todo se gestionó de igual manera a través de la asociación Mahasandhi y todo lo recaudado fue dinero negro”, añade. Sin embargo, “nunca se hizo nada en relación al hospital, y todo lo que se recaudó en esos cuatro años sin declarar no se sabe dónde fue a parar”.

Además, “cada persona se sometía a varios tratamientos con este señor, con el correspondiente gasto que iba a parar una parte de este dinero a la Asociación Mahasandhi y otra para él, llegando a costar un tratamiento por su duración una pequeña fortuna, además de pedir supuestas donaciones que en verdad eran obligatorias porque de lo contrario se nos ridiculizaba, se nos amenazaba con el ostracismo e incluso con la expulsión”, afirman los denunciantes, representados por el abogado Carlos Bardavío, especializado en sectas.

Leave a Response