Sucesos

¿Cómo lograba ‘Trascendencia Total’ obtener fondos de sus seguidores para apoyar Casas Cueva, un hospital para personas necesitadas?

36views

Durante años, los seguidores de ‘Trascendencia Total’ entregaron dinero puntualmente para proyectos que él prometió y que, según han denunciado ahora dos exadeptos ante la jueza, nunca llevó a cabo. El más ambicioso de todos pasaba por construir un hospital para tratar a enfermos sin recursos económicos que debieran someterse a costosos tratamientos. Para ello, de acuerdo con la querella presentada por los dos exseguidores, el líder de la Fundación Mahasandhi, José Manuel Cánovas, creó lo que llamó “Instituto Devacharya” para que los asistentes conocieran su “sistema de medicina” y en el futuro pudieran “recetar y vender” sus elixires. Además de “formar a los participantes como terapeutas que pudieran formar parte de la plantilla del futuro hospital”.

La casa del lama tenía “gimnasio, jacuzzi, sauna, y un laboratorio en el que hacía pruebas de lo que él llamaba elixires, sustancias homeopáticas y otras que este se cuidaba de no de decir la composición”, según los denunciantes.

“Dinero negro”

“Yo estuve impartiendo clases de Ayurveda en Madrid y Murcia desde enero de 2013 y julio de 2017, bajo el prisma de lo que José Manuel y su pareja llamaron Instituto Devacharya. El precio (que pagaban los adeptos) era una donación”, afirma en su querella una de las exadeptas de ‘Trascendencia Total’. “Paralelamente, se impartió clase de homeopatía y posteriormente de acupuntura a cargo de un homeópata israelí, bajo precio, todo se gestionó de igual manera a través de la asociación Mahasandhi y todo lo recaudado fue dinero negro”, añade. Sin embargo, “nunca se hizo nada en relación al hospital, y todo lo que se recaudó en esos cuatro años sin declarar no se sabe dónde fue a parar”.

Además, “cada persona se sometía a varios tratamientos con este señor, con el correspondiente gasto que iba a parar una parte de este dinero a la Asociación Mahasandhi y otra para él, llegando a costar un tratamiento por su duración una pequeña fortuna, además de pedir supuestas donaciones que en verdad eran obligatorias porque de lo contrario se nos ridiculizaba, se nos amenazaba con el ostracismo e incluso con la expulsión”, afirman los dos denunciantes, representados por el abogado Carlos Bardavío, especializado en sectas.

“Tendencias genéticas”

Esa formación se unió a otros cursos por los seguidores de ‘Trascendencia Total’ también pagaban religiosamente al gurú, aseguran. “José Manuel nos aconsejaba encarecidamente limpiarnos de tendencias genéticas o miasmas, ya que si no lo hacíamos especialmente los miembros de la asociación, la evolución espiritual iba a ser muy difícil, y este tratamiento homeopático tenía que hacerse con un amigo suyo de juventud. Cada sesión costaba de 100 a 120 euros, además de que teníamos que comprar la homeopatía en la asociación Mahasandhi en envases no autorizados y sin permiso para la venta, ya que la homeopatía es de venta exclusiva en farmacias”, aseguran los dos exadeptos en su querella.

En un principio, “las clases y demás actividades de la asociación eran itinerantes, se realizaban en centros culturales o en locales que se alquilaban para ello, había cursos de meditación, yoga, enseñanzas orientales tales como budismo, hinduismo, chamanismo, kábala, debido a la experiencia de don José Manuel tras su viaje por la India”. Pero en 2008, ‘Trascendencia Total’ decidió dar un paso más y crear una comunidad en unos terrenos de carácter rústico en Abanilla (Murcia).

Abandonaron sus trabajos

“Don Jose Manuel y su pareja ofrecieron a los miembros del grupo poder construir sus propias casas cuevas en dichos terrenos para que pudieran residir en ellas y constituirse como una comunidad. Cuando ya estuvieron hechas las construcciones y las personas se mudaron a vivir, algunos incluso abandonaron sus trabajos para dedicarse a apoyar el proyecto, las directrices se endurecieron, nos comunicaron al grupo que esto se pondría más duro y debían manifestar una obediencia absoluta a las directrices, especialmente de Don José Manuel”, explica una de las denunciantes en su querella.

Los adeptos tenían derecho a vivir en sus casas cueva con fines de meditación y recogimiento espiritual durante 25 años. Luego, debían desocupar la vivienda o pagar 100 euros como cláusula penal por cada uno de los días que continuaran allí.

La mujer, al igual que otros integrantes de la fundación, tuvo que entregar a Don Jose Manuel “3.800 euros aproximadamente para que este pudiera edificar un Templo en dichos terrenos”. Posteriormente, tuvo que aportar más dinero para otras construcciones. En total, calcula la denunciante, entregó al gurú más de 50.000 euros a lo largo de casi diez años: 25.000 euros por la casa cueva y otros 25.000 euros para otras necesidades, además de lo aportado para viajes y retiros.

De acuerdo con la querella, algunos seguidores mostraron sus “reticencias” sobre la legalidad de dichas construcciones, pero ‘Trascendencia Total’ los convenció de que “Abanilla y su Concejalía de Urbanismo lo concede todo o hace la vista gorda y que él tenía contactos”.

Riesgo de derrumbe

Tanto ella como el otro exadepto denuncian que el gurú los puso en riesgo a todos: “era consciente de la inhabitabilidad de las casas cuevas, ya que no disponían de cédula de habitabilidad ni de autorización administrativa para residir en ellas dado el peligro de su ubicación en caso de lluvias, pudiendo inundarse y derrumbarse, pero aún así decidieron poner en riesgo al resto de los miembros de la Asociación persuadiéndolos en construir sus propias casas cuevas.

Dormir por separado

Sus seguidores debían obedecer sus normas también dentro de sus propias casas cuevas, según la querella: “Los cónyuges debían dormir por separado y en el suelo”. Y firmaron un contrato por el que tenían derecho a utilizar la casa “con fines de meditación y recogimiento espiritual durante 25 años”. Pasado ese tiempo, debían desocupar la vivienda o pagar 100 euros diarios como cláusula penal por cada uno de los días que continuaran allí.

Aunque, según aseguran los denunciantes, ‘Trascendencia Total’ incumplía los contratos antes de tiempo con algún pretexto: “Dentro de la Asociación los miembros eran coaccionados psicológicamente por Don José Manuel Cánovas para que les cediera su casa cueva antes de lo establecido en el contrato de cesión y sin contraprestación alguna, excusándose Don José Manuel en que necesitaba el terreno para la meditación y convivencia espiritual con los demás miembros de la Asociación Mahasandhi, y justificando que era sin ánimo de lucro, pero una vez que los echaban vendía las casas cuevas por un importe que podía rondar entre 15.000 y 30.000 euros”.

Entre los proyectos que el lama de Murcia investigado había prometido a sus seguidores poner en marcha también estaba la construcción de una estatua de oro de grandes dimensiones. Primero quiso que le entregaran todas las piezas de oro que tuvieran para hacer “un experimento”, afirman: “Nos pidió todo el oro que pudiéramos reunir y donar. También que donáramos nuestras joyas”.

Luego, tuvieron que hacer “donaciones” económicas para hacer realidad el que iba a ser el buda más grande de Europa, que según él iba a “atraer a mucha gente” al grupo. Para motivar a sus fieles, “dijo que inscribiría los nombres de los donantes en la estatua, por orden de importancia, es decir, quien más donara tendría una posición más alta y privilegiada en la imagen de oro”. Los habitantes del enorme complejo levantado en Abanilla siguen esperando que su líder materialice esa figura dorada, que iba a presidir el enorme complejo de Mahasandhi y podría verse desde varios kilómetros de distancia: “No sabemos qué ocurrió con el oro que consiguió”.

Leave a Response