Sucesos

Dos médicas podrían ser condenadas a hasta 21 años de cárcel por la muerte del niño de Alicante que visitó Urgencias en cinco ocasiones.

34views

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Elda (Alicante) ha decidido llevar a juicio a dos médicas por la muerte de Aitor, un niño de 8 años de Petrer que falleció el 28 de octubre de 2020 debido a una peritonitis después de no detectar que tenía apendicitis aguda a pesar de haber acudido cinco veces a Urgencias con fuertes dolores abdominales y vómitos. La Fiscalía y las acusaciones particulares han presentado sus escritos de acusación solicitando penas de entre un año y diez meses de cárcel por homicidio imprudente y 21 años de prisión para cada una por un delito de homicidio por comisión por omisión.

Además, el juzgado ha ordenado la formación de una pieza separada de responsabilidad civil y exige a las dos acusadas, a la Conselleria de Sanidad y a una aseguradora, como responsables subsidiarios, el pago de una fianza de 1.850.000 euros para garantizar las indemnizaciones al final del proceso.

La abogada Raquel Sánchez Navarro, en representación de los abuelos de Aitor, quienes eran los tutores legales del niño y lo consideraban como un hijo, ha apelado ante el Tribunal Supremo la negativa del juzgado a llevar el caso por el procedimiento del jurado. Tanto esta abogada como la madre biológica del niño reclaman penas de 21 años de cárcel para cada médica por homicidio por comisión por omisión o, alternativamente, penas de seis y cuatro años de cárcel por homicidio imprudente agravado, respectivamente. También solicitan su inhabilitación durante el tiempo de la condena y multas por un delito de omisión del deber de socorro.

Por otro lado, la Fiscalía pide dos años y cuatro meses de cárcel para la médica residente que atendió al niño en el Hospital de Elda y un año y diez meses para una facultativa del Centro de Salud de Petrer II. Consideran que hubo mala praxis en la actuación de las médicas y que infringieron las normas básicas de su profesión.

En cuanto a las indemnizaciones, la Fiscalía reclama 143.000 euros para los abuelos y la madre, mientras que la abogada de los abuelos pide 1,5 millones de euros y la letrada de la madre 350.000 euros adicionales.

Las defensas de las médicas solicitan su absolución argumentando que no hubo mala praxis en su atención al menor. Si el recurso al Supremo para que el juicio sea con jurado popular no es admitido, el caso será juzgado en un juzgado de lo Penal en Alicante.

Según el escrito de acusación de la abogada Raquel Sánchez, Marta Gonzálvez, abuela y tutora del menor, llevó a Aitor a Urgencias por dolor abdominal y vómitos, siendo remitido al hospital donde no se detectaron otros síntomas.

En resumen, la causa judicial involucra a dos médicas acusadas de negligencia profesional que resultó en la trágica muerte de Aitor, un niño de 8 años, y cada parte involucrada defiende sus argumentos durante el proceso judicial.

Leave a Response