Sucesos

Dos personas arrestadas por el asesinato y desmembramiento de un hombre en Alicante adquirieron una amoladora cinco días antes de que se encontrara el torso.

26views

Los detenidos por el cadáver que apareció descuartizado y quemado en la partida alicantina de Fontcalent compraron una radial tan solo cinco días antes del macabro hallazgo. La Policía sostiene que esa fue la herramienta utilizada para llevar a cabo el desmembramiento en la casa de la propia víctima. Este hecho fue uno de los indicios en los que se ha apoyado el juzgado de guardia de Alicante para decretar la prisión para los dos detenidos, que se acogieron a su derecho a no declarar y permanecieron en silencio.

Los dos sospechosos, un hombre y una mujer de 30 y 51 años respectivamente, fueron detenidos en el barrio Virgen del Carmen de Alicante, once días después del hallazgo del torso calcinado de un hombre en un camino de La Serreta en Fontcalent. Se encontraron la cabeza y las extremidades. Los arrestados estaban viviendo en casa de la víctima y en el registro la Policía halló numerosas evidencias de que ese piso es el escenario donde se produjo el desmembramiento del cadáver. Se les imputan los delitos de homicidio, profanación de cadáver y estafa. Los dos detenidos permanecieron en silencio y se acogieron a su derecho a no declarar.

La herramienta se compró el 12 de junio en una conocida cadena de bricolaje de la ciudad, tan solo cinco días antes de que aparecieran los primeros restos de la víctima. Las huellas dactilares permitieron la identificación de los restos humanos y este es el hilo del que ha ido tirando el Grupo de Delincuencia Violenta (UDEV) de la Policía Nacional para culminar la investigación en un tiempo récord.

Las pesquisas policiales han determinado que la noche entre 16 y el 17 de junio, los dos detenidos realizaron desplazamientos en coche hacia la partida de Fontcalent, donde fue encontrado el cadáver la mañana del día 17 de junio. Ambos han podido ser identificados por las cámaras de tráfico, que les captaron en su vehículo por la zona. En el auto en el que se acuerda la prisión, la magistrada concluye que los lugares donde les recogieron las cámaras son compatibles con la zona donde se hallaron los primeros restos.

Otro de los elementos que se han valorado es que de la cuenta bancaria de la víctima se realizaron hasta seis extracciones de efectivo con posterioridad a su muerte. A pesar de los indicios recogidos en la vivienda, todavía persiste una gran incógnita: cómo murió la víctima. Este extremo todavía no ha podido ser determinado, debido al estado en el que se encontraban los restos encontrados. Las pruebas periciales tienen que seguir haciendo más estudios sobre cuál ha sido la causa de la muerte.

Leave a Response