Sucesos

El año pasado, los Mossos confiscaron 18 toneladas de hachís, un aumento del 135% respecto al año anterior.

32views

“Cataluña se ha convertido en una región de España muy atractiva para introducir hachís”. De esta manera, el inspector de los Mossos d’Esquadra, Antoni Salleras, jefe del Área Central del Crimen Organizado de la División de Investigación Criminal, ha resaltado el aumento de la llegada de esta droga a las costas catalanas, principalmente por vía marítima. Salleras considera que la situación es “preocupante”, ya que bandas de narcotraficantes utilizan el territorio catalán para desembarcar, almacenar y distribuir hacia Europa el hachís producido en Marruecos.

Según datos de los Mossos d’Esquadra, el 70% del hachís incautado en Cataluña entra por mar, en calas y playas, aunque también se utilizan algunas infraestructuras portuarias. En 2023 se confiscaron 18 toneladas de hachís, lo que representa un aumento del 135% en comparación con 2022, pero menos que lo registrado en lo que va de año.

La policía arrestó a 1.339 personas relacionadas con el tráfico de hachís en 2023. Salleras ha indicado que en los primeros meses de 2024 se produjeron 468 detenciones, lo que supone un incremento del 8% en comparación con el mismo período del año anterior. Además, se desmantelaron 22 redes criminales que introducían hachís en Cataluña, con destino al mercado nacional e internacional, en comparación con las 10 del año anterior.

En 2023, se registraron 13 desembarcos en el litoral catalán en comparación con los 6 del año anterior. En el primer semestre de 2024 también se ha superado la detección de narcolanchas. Asimismo, Salleras ha señalado que la violencia relacionada con el tráfico de hachís por parte de estas bandas está en aumento, ya que en 2023 se registraron 15 incidentes violentos, con presencia de armas de fuego en el 66% de los casos, mientras que en 2022 fueron 6 casos, con armas involucradas en la mitad de ellos.

Los incidentes violentos incluyeron 8 narcoasaltos, cuatro homicidios, un intento de asesinato, y agresiones y amenazas diversas. Los investigadores han observado que las bandas contratan personal armado específico para garantizar la seguridad, principalmente contra posibles ataques de otras bandas.

Salleras también ha mencionado que “cualquier zona del litoral catalán es susceptible de un desembarco” y que el aumento de narcolanchas en Cataluña está relacionado con la presión policial a los narcotraficantes en el sur de España, ya que la costa catalana no está tan protegida como otras. Por su parte, Carlos Gavilanes, jefe del Área Regional de Vigilancia Aduanera en Cataluña, ha destacado que se ha “reabierto la ruta del Mediterráneo” para el traslado de la droga.

Los investigadores también han señalado que la actividad relacionada con el hachís está acompañada de la implantación de infraestructuras como atarazanas y naves para almacenar las narcolanchas. Las bandas incorporan profesionales relacionados con el sector, además de contar con el apoyo de delincuentes vinculados al tráfico de marihuana y cocaína. En 2023, los Mossos también observaron un aumento en el uso de infraestructuras portuarias para descargar droga con narcolanchas o embarcaciones recreativas.

Leave a Response