Sucesos

El Rambo de Requena intenta atacar a dos guardias civiles en Valencia, tratando de arrancarles la yugular a mordiscos

23views

Pedro Lozano Jiménez, conocido como Rambo de Requena, se encuentra en prisión desde 2020 luego de ser detenido como autor de una serie de asaltos violentos en entornos rurales de la zona de Requena. Esta mañana de martes, ha herido gravemente a dos agentes de la Guardia Civil que lo estaban recogiendo en el centro penitenciario de Picassent para trasladarlo de vuelta a Zuera (Zaragoza), donde cumple condena por intentar matar a dos guardias civiles en Teruel.

El interno, que llevaba una semana en la prisión valenciana por motivos desconocidos, atacó a los guardias civiles sin mediar palabra, mordiéndolos en el cuello de manera sorpresiva. Posteriormente, fue detenido y posiblemente será acusado de homicidio en tentativa debido a la forma en que atacó a los agentes.

Los agentes heridos presentan heridas graves en el cuello y en otros puntos del cuerpo. Uno de ellos sufrió pérdida de masa muscular en uno de los antebrazos, mientras que al menos uno está siendo intervenido quirúrgicamente por las graves heridas sufridas.

Testigos describen que el interno atacó a los guardias sin mediar palabras, con la intención de matarlos. Pedro Lozano tiene una condena de 27 años por intento de asesinato de dos guardias civiles en Teruel, y se enfrenta a otras por robos con violencia en Requena en 2020.

La brutal agresión fue detenida por funcionarios de prisiones que entregaban al preso a los agentes, con ayuda de estos últimos, a pesar de las heridas sufridas. El interno fue reducido tras un forcejeo intenso, ya que estaba actuando de manera enloquecida.

Por otra parte, la causa de Pedro Lozano en los tribunales valencianos por los delitos cometidos en 2020 se suma a la sentencia de 27 años confirmada por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón y el Tribunal Supremo por los delitos de homicidio en grado de tentativa.

Desde febrero de 2020, Pedro inició una espiral de violencia que culminó con su detención en junio luego de tirotear a dos agentes en Muniesa. La Guardia Civil logró abatirlo horas después del tiroteo. Todavía portaba la misma escopeta con la que amenazaba a sus víctimas en Requena.

Leave a Response