Sucesos

Juzgado por pagar por sexo a una menor de Castellón con 50 años de diferencia

30views

Una condena de 32 años de prisión es lo que solicita la Fiscalía Provincial para un vecino de Vila-real, en Castellón, que tiene en la actualidad 66 años y que entre 2021 y 2022, presuntamente, se aprovechó la vulnerabilidad de una menor en riesgo de exclusión para tener sexo con ella a cambio de dinero.

El hombre, que además tenía una orden de alejamiento que le prohibía acercarse a la víctima, la quebrantó durante meses para cometer supuestos delitos de abusos sexuales a menores, agresión sexual y prostitución, además del propio de quebrantamiento.

Según explica el Ministerio Público en su escrito de acusación provisional, el hombre conoció a la adolescente cuando ella tenía 15 años y vendía pulseras por las calles de Vila-real. Le dio su teléfono y le ofreció su ayuda, siendo que la menor procedía de una familia con dificultades y que había estado residiendo en centros de menores durante varios meses.

Según sostiene la Fiscalía, a pesar de la medida cautelar de alejamiento que estaba en vigor y que el adulto conocía, se reunía con la niña de forma habitual en su casa de Vila-real y en una furgoneta que tenía, con ánimo libidinoso. A cambio de dinero, que iba entregándole a la víctima en cada encuentro, lograba tener relaciones sexuales con la afectada.

Este comportamiento se llegó a desarrollar con una frecuencia de “dos o tres veces cada semana”.

En una última ocasión, en noviembre del 2022, la menor se negó a mantener relaciones sexuales, por lo que el hombre, presuntamente, la sujetó fuertemente de las manos y la violó en una zona de huertos de Vila-real.

A consecuencia de estos hechos, la menor presenta sintomatología de tipo depresivo, así como elevados niveles de ansiedad, con preocupaciones recurrentes, miedos, nerviosismo y tricotilomanía.

Además de la citada pena de prisión por los delitos anteriormente mencionados, el Ministerio Fiscal solicita una indemnización de 10.000 euros para la víctima por los daños morales y secuelas.

Además, aboga por la medida de libertad vigilada de ocho años por cada uno de los tres delitos y una nueva orden de alejamiento que le prohíbe acercarse a menos de 500 metros de la niña o comunicarse con ella por tiempo de diez años, contados a partir de su salida de prisión en caso de condena.

El juicio está previsto que se desarrolle durante dos jornadas en la sección Segunda de la Audiencia Provincial y se iniciará con la declaración del procesado, que puede decidir si responder al interrogatorio o declinar esta posibilidad. Posteriormente, será el turno de los testigos y peritos.

Leave a Response