Sucesos

Kevin Pastor y los narconazis: La infiltración de los clanes futboleros de la droga en el Caso Borja Villacís

16views

Serbia, Macedonia, Italia, Argentina y algunas ciudades específicas, como Cracovia en Polonia. Según fuentes relacionadas con la escena hooligan, estos son los lugares donde se observa más frecuentemente el fenómeno de las facciones de grupos ultras de fútbol que se dedican a actividades delictivas. Sin embargo, el crimen de Borja Villacís ha revelado la relación entre secciones radicales de equipos españoles y organizaciones criminales de alto nivel.

Estos grupos se dedican principalmente al narcotráfico, por lo que en la jerga de la escena se les conoce como ‘narconazis’, especialmente por estar asociados con la ultraderecha. Borja Villacís pertenecía a una facción de Ultras Sur llamada Outlaw Madrid, mientras que su presunto asesino, Kevin Pastor, estaba vinculado a Suburbios Firm, una escisión del Frente Atlético.

Para financiarse, estos grupos cometen diversos actos delictivos, como vuelcos a otros narcotraficantes, secuestros, extorsiones, trata de personas o prostitución. Incluso ultras de otros equipos, como Betis o Barça, han estado relacionados con estas prácticas.

Por otro lado, el negocio se diversifica en estas organizaciones, implicando actividades como secuestros, extorsiones y trata de personas. Boixos Nois y Casuals, ultras del Fútbol Club Barcelona, han sido acusados de delitos graves y actualmente se encuentran inmersos en procesos judiciales. Entre ellos se destaca Ricard Mateo, líder de estos grupos.

En el crimen de Borja Villacís, se revela que Kevin Pastor y Borja Villacís ya se conocían de la escena de ultras neonazis de Madrid, con organizaciones criminales enfrentadas por temas relacionados con el tráfico de drogas. Este conflicto fue lo que desencadenó el asesinato y la investigación continúa.

Leave a Response