Sucesos

La mayor parte de la cubierta del local que colapsó en Palma fue reconstruida sin permiso en 2013.

17views

Casi toda la terraza del Medusa Beach Club, cuyo derrumbe dejó cuatro muertos la semana pasada en Palma, fue derruida y reconstruida de forma ilegal en el año 2013. El Ayuntamiento detectó que se realizaron demoliciones parciales de la cubierta, la construcción de forjados, una escalera de acceso, dos muros de obra de nueva ejecución y la instalación de un quiosco de madera. No se encontró licencia para estas obras, por lo que la dueña del edificio, el propietario del Restaurante Tex Mex y la constructora fueron multados con 4.500 euros cada uno siete años después.

Un celador del Ayuntamiento de Palma denunció las reformas ilegales en tres informes a lo largo de 2013, donde se amplió el restaurante en la calle Cartago con diversas construcciones ilegales. Las primeras conclusiones de la investigación atribuyen el colapso de la terraza a estas obras y a la alta afluencia de personas. Se reveló que el Medusa Beach Club solo tenía licencia como restaurante en la planta baja, por lo que la actividad en la terraza era ilegal.

Las obras irregulares realizadas en 2013 culminaron en sanciones económicas siete años después. La Gerencia de Urbanismo impuso multas de 4.500 euros a la dueña del edificio, el dueño del restaurante Tex Mex y la empresa que ejecutó las obras ilegales.

A pesar de esto, la terraza continuó siendo utilizada como parte del negocio durante todo ese tiempo, convirtiéndose en una zona chill out con la apertura del Medusa Beach Club en 2021. Los informes del Ayuntamiento se han remitido a la Policía Nacional, que sigue realizando diligencias para determinar las responsabilidades. Los agentes están revisando la documentación y tomando declaraciones a testigos antes de enviar el informe al juzgado de Palma que investiga el derrumbe.

Leave a Response