Sucesos

Según el padre de la niña, la acusada de asesinar a su hija en Sant Joan Despí es descrita como “manipuladora y narcisista”

35views

La segunda sesión del juicio en la Audiencia de Barcelona contra Cristina Rivas Espejo, acusada de asesinar a su hija Yaiza, de 4 años, en Sant Joan Despí en 2021, ha estado marcada por la declaración de familiares, que han descrito a la acusada como una persona “manipuladora”. Sergio, padre de la menor fallecida y expareja de la procesada, ha afirmado que la mujer también es “narcisista y egocéntrica”. Cuando se enteró de que él tenía una nueva pareja, ha añadido, intentó volver con él, para lo que usaba el victimismo, como inventarse que sufría cáncer de útero.

El testigo ha explicado que la procesada lo acosaba enviándole cada día mensajes de teléfono móvil y que se presentaba en su casa para pedirle retomar la relación. “Era manipulación pura y dura, chantaje”, ha explicado ante el jurado después de relatar cómo la procesada lo dejó en dos ocasiones por otra persona. También ha negado que la procesada sufriera alguna enfermedad mental, como sostiene la defensa de la acusada para pedir una eximente a la pena por asesinato.

La Fiscalía y la acusación particular, que representa a la familia del padre, reclaman prisión permanente revisable para la mujer. El padre ha explicado que la procesada lo golpeó en alguna ocasión, lo amenazó varias veces con quitarle a la menor y le decía frases como: “No te voy a dejar ver a la niña”. También ha asegurado que los días previos a que la madre cometiera el crimen y se intentara suicidar recibió insultos por no querer volver con ella. De hecho, le envió un mensaje reprochándole que prefiriera estar con otra mujer y las hijas de esta antes que con ella y Yaiza.

En el juicio también ha declarado Concepción, madre de la procesada, quien ha coincidido en que se trata de una persona “manipuladora”. “Tenía la obsesión de que no quería que la niña estuviera con otra mujer”, ha dicho en alusión a la nueva relación del padre, que según ella desencadenó el acoso.

La mujer ha relatado que tenía muchos enfrentamientos con su hija, a la que afeaba haber engañado a su expareja. Además, ha explicado que ella también tuvo varias relaciones tras la relación. “Te manipulaba, te hacía sentir como que ella siempre tenía la razón, decía muchas mentiras”, ha explicado la mujer, quien ha añadido que ella “estaba mal psicológicamente” por culpa de su hija.

Para la madre de la acusada, la “gota que colmó el vaso” en la relación de la antigua pareja fue una disputa por cambiar a la menor de colegio y empadronarla en Sant Joan Despí, donde vivía la madre, y no en Sant Boi, donde residía el padre y habían vivido como familia. A partir de entonces, la procesada aumentó las amenazas y solo se acercó a su expareja de nuevo para intentar volver con él cuando supo que este último tenía una nueva relación.

Fue precisamente la abuela de la menor quien encontró los cuerpos de la acusada y la menor en la vivienda que compartían en Sant Joan Despí. Ha explicado que vio marcas en el cuello de la niña y que estaba morada: “Salí chillando como una loca diciendo: ‘¡Hija de puta, ¿qué has hecho?!’, y dando golpes a todo”.

A la hermana de Concepción, que la acompañaba, le dio un ataque de ansiedad. La mujer pensó que su hija también estaba muerta: fue cuando llegaron vecinos y avisaron a emergencias. La abuela de la menor ha explicado que toma mucha medicación y que tiene “la imagen de la niña siempre en la cabeza”. “No la he perdonado ni la perdonaré en la vida –ha afirmado–. Para mí, mi hija murió el 31 de mayo de 2021”.

En la carta que la acusada dejó para su madre, y que ella no había leído hasta que lo hizo el fiscal este martes, la procesada pedía perdón: “Sé que nunca vas a entender … lo hago por el odio que siento por Sergio… te dejo dinero para el entierro… no me odies”.

Leave a Response