Sucesos

Una mujer de Sant Joan Despí condenada a prisión permanente revisable por el asesinato de su hija de 4 años

18views

Tras el veredicto del jurado del viernes pasado, la Audiencia de Barcelona ha sentenciado a prisión permanente revisable a Cristina Rivas, la mujer que mató a su hija Yaiza, de 4 años, en Sant Joan Despí (Barcelona) en mayo de 2021. Se le considera culpable de un delito de asesinato a menor de 16 años y se le impone la máxima pena prevista en el código penal.

La condena también incluye la prohibición de aproximarse y comunicarse con los familiares de la víctima, así como el pago de una indemnización al padre de la menor y a sus abuelos. Además, el presidente del Tribunal del Jurado de la Audiencia de Barcelona citó a Cristina Rivas por presunto maltrato psicológico hacia su expareja sentimental relacionado con el asesinato de la hija en común.

La investigación continuará en los juzgados de Sant Feliu de Llobregat. La sentencia destaca la intención de la acusada de causar un grave daño psicológico al padre de la menor, no solo matando a Yaiza, sino culpándolo de la muerte de la niña y la propia. El jurado determinó que la madre mató a su hija para dañar al padre, asfixiándola con una bolsa de plástico después de drogarla y luego intentar suicidarse sin éxito.

En su declaración final, Rivas pidió perdón por sus acciones, afirmó que preferiría estar muerta en lugar de su hija y admitió haber asfixiado a la menor después de drogarla y trató de suicidarse con pastillas sin éxito. Su defensa argumentó que actuó bajo un trastorno mental, mientras que el jurado aceptó la idea de que la mujer planificó el asesinato.

Durante el juicio se leyeron cartas de despedida que la acusada dejó a sus padres, abuela y al padre de Yaiza. Tanto la Fiscalía como la acusación particular consideran que el crimen fue presuntamente un acto de venganza contra su expareja. Una de las cartas dirigidas al padre dice: “A mi hija me la llevo conmigo, que para eso la he parido yo. Decide si la entierras o la incineras. Vas a llorar la muerte de mi hija. Si me hubieras firmado el empadronamiento para el colegio nada de esto hubiera pasado. Si me hubieras firmado el papel… Ahora te quedas sin tu hija y me la llevo conmigo que para eso la he parido yo”.

Leave a Response